Fisioterapía respiratoria

La llegada del otoño de la bienvenida al comienzo de un nuevo y estupendo curso, pero también trae consigo la llegada de resfriados, mocos y además problemas en las vías altas del sistema respiratorio de los niños que pueden derivar en infecciones de mayor gravedad como las conocidas bronquiolitis.

Nuestro profesional trata de ayudar a los alumnos y a sus familias, para que gocen de un adecuado funcionamiento respiratorio. Acudirá al centro de forma periódica y bajo demanda, también podrá acudir al hogar siempre que las familias lo necesiten, explicaremos que és la bronquiolitis, cómo detectar los primeros síntomas y en qué consiste la fisioterapia respiratoria, y así poder disfrutar de una buena salud respiratoria.

Nuestro profesional en fisioterapia respiratoria nos va a ayudar y facilitar a evacuar la mucosidad de vías altas e incluso las posibles obstrucciones bronquiales si las hubiera. Es una terapia que es preventiva y trata diferentes patologías como catarros simples, bronquiolitis, otitis media y bronquitis.

  • La respiración nasal es fundamental. Nuestra nariz es un filtro que evita que partículas no deseadas entren en el interior del aparato respiratorio, entre ellas los microorganismos.
  • Ayuda a controlar e incluso eliminar la tos. Cuando los lavados nasales no son suficientes y el moco ya está empezando a caer a la garganta provocando tos e incluso vómitos, la Fisioterapia Respiratoria es especialmente útil para eliminar esas secreciones que tanto molestan.
  • Ayuda a drenar las secreciones bronquiales. En las infecciones respiratorias de vía inferior, como bronquitis o bronquiolitis, se generan secreciones dentro del pulmón provocando tos y dificultad respiratoria.
  • Después de una sesión de Fisioterapia Respiratoria los niños comen mejor. Un niño con mocos no respira bien por la nariz, se ahoga y comer se convierte en una tortura. Además, con la tos es fácil que vomiten todo lo que han comido. Mejorando su respiración nasal y eliminando los mocos acumulados en garganta y vía respiratoria inferior el apetito se recupera.
  • Mejora el sueño. Toses interminables que despiertan a media noche, desesperación, cansancio. Cuando estamos enfermos parece que lo que más reconforta es dormir. Si mejoramos la respiración nasal y controlamos la tos, nuestros peques seguro que dormirán mejor y sus padres también.
  • Los catarros durarán lo justo. A veces no sabemos si los mocos de los niños en mayo son provocados por el catarro de octubre, o es una nueva infección. Cuando los síntomas de los catarros, aunque estos ya estén superados, perduran más de lo normal, con Fisioterapia Respiratoria eliminamos las secreciones que se acumulan y disminuimos la tos, así normalizamos la situación mucho antes.
  • Evita ingresos hospitalarios. Cuando una infección respiratoria afecta a un bebé de pocos meses o se complica, es frecuente la necesidad de hospitalizar al niño. Con la Fisioterapia Respiratoria, evitamos que ciertas infecciones vayan a más y acaben en el hospital.
Menagar - Fisioterapía respiratoria